Cuento corto del guerrero samurái

Cuento corto del guerrero samurái

Los cuentos cortos de Japón tienen valores universales que son aplicables en cualquier época. El relato que te queremos compartir el día de hoy nos habla acerca de las andanzas de Raito, un militar japonés quien se desempeñaba como el jefe de la guardia del emperador.
Continue reading

La leyenda del hombre pantera

La leyenda del hombre pantera

Era una noche lluviosa en una selva tropical. De repente, un pequeño barco de madera llegó a la orilla del lago. La embarcación estaba casi vacía. Sobre su superficie sólo se podía ver una pequeña cesta de mimbre.

Pronto la canasta cayó al suelo, dejando entrever unas sábanas que envolvían a un pequeño niño. Así comienza la leyenda del hombre pantera.

Los animales salvajes no tardaron mucho tiempo en aproximarse, pues el apetitoso aroma de la criatura despertaba su curiosidad. Los primeros en llegar fueron los tigres, seguidos por los leones y otras fieras parecidas.

Sin embargo, era como si algo del más allá protegiera a ese infante, pues nadie tomaba la decisión de atacarlo. Así pasó un rato hasta que de la nada surgió la figura de una imponente pantera negra.

La felina tomó con su hocico al niño y lo arrastró a un sitio seguro. Las décadas pasaron y aquel chiquillo se convirtió en hombre. Obviamente, el lenguaje que usaban para comunicarse con su “madre” y demás fauna que lo acompañaba era a base de gruñidos.

Un día la jungla vio transformado su bello paisaje en una mezcla de fuego y humo. Las bestias y aves buscaban apresuradamente un lugar en donde protegerse. Mientras tanto el humano se sentía perdido, ya que a dondequiera que miraba únicamente había lumbre y cosas consumiéndose.

De pronto su espalda se comenzó a arquear y sus piernas se empezaron a llenar de grueso pelaje. El rostro también se le llenó de pelo y de su nariz brotaron varios bigotes. En cuestión de segundos el hombre se había transformado en una pantera, pudiendo librarse de las garras de la muerte.

Los cronistas de leyendas de terror no saben explicar con exactitud lo sucedido. No obstante, hay quienes creen que lo que pasó es que su “madre” le transmitió su esencia animal.

La verdad es que los animales y las personas estamos más conectados que lo que en verdad pensamos.

Juntos hasta la muerte

Juntos hasta la muerte

Una pareja de casados, que ya tenía sus años de matrimonio, de altibajos, debido a los celos enfermizos de la mujer, recibieron una mala noticia, ella tenía una enfermedad incurable, que la incapacitaría poco a poco y de la cual llevaba un avance muy alto, sin probabilidad de recuperación.

Esto en lugar de juntarlos, los separo aún más, aumentando los celos de la mujer, que en el lecho de muerte, le exigía que nunca más se casara, cuando ella ya no existiera, ya que los votos que habían hecho, decían que estarían juntos hasta la muerte.

El hombre cansado de pelear, a todo le decía que si a la mujer, esperando que se calmara y se cansara de sus celos, para que pasara a mejor vida tranquilamente.

La muerte llego en poco tiempo, el hombre le guardo luto por un tiempo muy largo, y nada sucedió, solo hasta el momento de encontrar a una buena mujer, que le robo el corazón, se volvió a enamorar, pero algo mal hizo el hombre, al llevarla al mismo lugar que por mucho tiempo compartió con la que había sido su mujer por tanto tiempo.

Y las cosas empezaron a cambiar, empezando con cosas que no podían dar crédito, como el ver volar cuchillos, trastes que se caían, cajones que se abrían y cerraban delante de los ojos de los dos.

Ahí supo que era su difunta esposa, que debido a sus celos enfermizos, no había pasado a mejor vida, y la prometida de miedo lo dejo, así que el señor quedo solo y triste, hasta que la que había sido su esposa se le apareció.

Dando por resultado un ataque cardiaco masivo al que había sido su esposo, a lo que solo se escuchó: “Juntos hasta la muerte”.

Solo quiero jugar

Solo quiero jugar

Eran las 4 de la mañana y Lucia Jiménez estaba aterrada en su recamara sin poder pegar el ojo, un estruendo en la planta baja de su casa, le había quitado el sueño, no sabía si bajar o quedarse en su cama, esperando al intruso, pero sabía que no era una persona, esto ya antes le había pasado y lo que pasaba en esa casa era algo sobre natural.

Por lo que su salud, cada vez más se estaba deteriorando con el pasar de los días y semanas, ya que ella con todos los ahorros de su vida, se había hecho de esa pequeña casa de dos plantas y un ático, que tanto le gustaba, pero que de ser un sueño, había pasado a ser una pesadilla.

Nadie de sus familiares le creía, cuando se quedaban con ella, nada pasaba, solo era cuando ella estaba sola, así que sabía que era personal, algo había hecho para hacer enojar a los espíritus de esa casa.

No sabía qué hacer y en el trabajo, le habían dado un permiso, por su estado de salud, lo bueno que ella tenía dinero en una cuenta de ahorros, pero sabía que ese dinero pronto se acabaría y estaba desesperada.

Confrontarlo, pensó, es lo único que podía hacer, quería terminar esa pesadilla de una vez por todas, y con los ojos ojerosos por tantas noches en vela y la salud en mal estado.

Llego a la planta baja, y con las luces apagadas, pregunto gritando “que es lo que quieres de mí”, el silencio que había en esa casa, dolía hasta los oídos, de repente, una pelota salió de la alacena, y una voz de niña diciendo “solo quiero jugar” ahí se dio cuenta que el ánima que la atormentaba solo era una pequeña que solo quería hacer amistad con ella y con nadie más.

Desde ese momento, Lucia, le empezó a dejar cantidad de juguetes en la alacena y la niña, no la asusto nunca más.

Leyenda esas voces que me vuelven loco

Leyenda de terror esas voces que me vuelven loco

Desde pequeño tuve un don, o una maldición desde el punto de vista de cada quien, pero aún recuerdo que desde que tengo uso de la razón, escuchaba voces a mi alrededor, esto desde mi punto de vista, era normal, algunas de las voces hasta me hablaban por mi nombre, todo esto fue por años y nunca lo mencione, más que a mi madre que curiosamente entendió todo y nunca me juzgó, ya después sabría porque de su proceder.
Continue reading