Leyenda esas voces que me vuelven loco

Leyenda de terror esas voces que me vuelven loco

Desde pequeño tuve un don, o una maldición desde el punto de vista de cada quien, pero aún recuerdo que desde que tengo uso de la razón, escuchaba voces a mi alrededor, esto desde mi punto de vista, era normal, algunas de las voces hasta me hablaban por mi nombre, todo esto fue por años y nunca lo mencione, más que a mi madre que curiosamente entendió todo y nunca me juzgó, ya después sabría porque de su proceder.
Continue reading

La muñeca maldita

muñecamaldita

Dicen que los objetos adquieren las energías de las personas que los poseen, y que si tienes los conocimientos necesarios puedes dotarlos de otras intenciones. No se si sea cierto, pero nunca olvidaré el asunto de la muñeca maldita; que tanto terror causó en mi familia. Vengo de una familia muy humilde y numerosa, así que compartimos las dichas y las penas, nos apoyamos en todas las ocasiones.

Si mi familia era muy pobre, la de mi tío estaba en peor situación. Tenían varios hijos y para ellos cubrir sus necesidades era todo un reto; por lo que pocas veces podían permitirse un capricho; sin embargo, su hija pequeña cumplía años y tenía muchos meses rogando por una muñeca para jugar, una de verdad, no una de trapos viejos. Mi tío escuchaba sus plegarias todas las noches, pidiéndola con esas palabras y se le rompía el corazón de sólo imaginar su carita triste y desilusionada al no encontrar la muñeca. Continue reading

Altas temperaturas

Altas temperaturas

Leobardo deseaba desintoxicar su cuerpo de las sustancias malignas que al paso del tiempo se fueron acumulando en su organismo. Una amiga le recomendó que fuera a un local de baños turcos, pues la experiencia de someterse a un tratamiento de esa clase, le ayudaría a relajarse y al mismo tiempo a depurar su sistema.

El hombre tomó el directorio telefónico y realizó una llamada a un negocio que se encontraba a unas cuantas cuadras de su lugar de trabajo. Quedó tan complacido con lo que le dijeron que pensó en acudir allá al día siguiente.

Llegó a la recepción y le pidió al encargado que le asignara una sala.

- En este momento estamos llenos, pero permítame invitarle un poco de tasajo mientras espera su turno. Le contestó el encargado a Leobardo.

- ¡Vaya! Qué cecina tan rica. Es la carne más suave y jugosa que he probado.

- La hacemos aquí mismo a diario, por eso es tan fresca. Replicó el dependiente.

Al fin una sala se desocupó y nuestro amigo se dispuso a disfrutar de su baño turco. Entró a un cuarto hermético de madera, el cual poco a poco se iba saturando de vapor.

En una de las paredes había un termómetro el cual le iba indicando los grados a los que se encontraba la habitación. Al llegar a los 25°, Leobardo ya sudaba abundantemente.

De pronto, escuchó la voz del dependiente que le decía:

- Está a punto de iniciar la segunda fase del tratamiento, si siente mucho calor, no dude en girar la perilla y salir de ahí.

- De acuerdo.

Luego el clima interno de la pieza adquirió más de 40°. Sin embargo, Leobardo aunque un poco mareado decidió resistir el procedimiento completo.

- Señor, ¿se encuentra bien?

- Sí, estoy estupendamente.

- Me alegra escuchar eso, ya que iniciaremos la etapa final. Mencionó el encargado

La temperatura subió a 65°, como pudo Leobardo se levantó de su asiento y quiso abrir la puerta, más se llevó la sorpresa de que esta había sido cerrada con llave.

Una hora más tarde, el dependiente le dio una instrucción a uno de sus ayudantes:

- Ve a la sala número seis, recoge la carne y llévala a la bodega…

Sucedió en la Habana

Sucedió en la Habana

Carlos Manuel un amigo muy querido me invitó a visitarlo en su residencia de Cuba. Sin embargo, yo nunca me he sentido cómodo viviendo en domicilios ajenos durante mis vacaciones, ya que no me gusta incomodar a las personas.

Por ese motivo, me puse a buscar en internet opciones de chollos de viajes que me permitieran asistir a ese sitio caribeño, pero sin comprometer mi presupuesto de €1000.

Luego de mucho indagar encontré un paquete por el que solamente tendría que pagar €777 y me permitiría estar en aquel paradisiaco lugar por cinco noches.

Las imágenes del hotel me indicaban que se trataba de un establecimiento acogedor y elegante. Además, el vuelo de ida y vuelta ya estaba incluido en esa tarifa.

Sin más que hacer, tomé hice mi maleta, preparé la documentación necesaria y adquirí mis boletos electrónicamente.

Al bajar del avión, sentí muchísimo calor, dado que no estoy acostumbrado a esas temperaturas tan altas. Tomé un taxi y me sorprendió ver que era un automóvil antiguo. El conductor me explico que eso se debía a que los automóviles que circulan en la Habana datan de la época en la que los Estados Unidos todavía tenían injerencia en esa isla.

Le indiqué al chofer la ubicación del hotel, no obstante, el sujeto se quedó reflexionando y me dijo:

- Chico, probablemente estés confundido. En el lugar que me dices solamente hay un cementerio.

- ¿Qué? Ahora mismo rectificaré el dato. Le dije.

Saqué mi teléfono móvil e intenté ingresar a zorrodelahorro.com.mx pero no había cobertura.

- No puedo verificar la información que le dije, tal parece que no hay red.

- Descuida, que llevaré hasta allá para mostrarte que lo que te he dicho es verdad. Me contestó el chofer.

Llegamos y en efecto solamente se podían ver algunas tumbas olvidadas por el paso del tiempo. Al ver eso, le pedí al conductor que me regresara al aeropuerto.

Antes de llegar el guía me platicó una leyenda cubana que involucraba a ese panteón. Sucede que hacía más de 100 años una joven novia había sido enterrada viva, pues su marido deseaba quedarse con su fortuna.

Lo asombroso es que según este señor, la chica busca a un extranjero que la despose. Dichosamente yo no fui el elegido.

Convento maldito

Colegio de monjas maldito

La leyenda que a continuación les comparto, fue contada a mi madre por unas amigas de la etapa de su juventud, cuando vivimos en la hermosa Perla Tapatía  por haya de los años 80´s,

Esta Historia de terror, le paso a unas muchachas, quienes como todo adolescentes, en alguna ocasión  se salieron de clases y las atraparon en el intento, la escuela en mención no la recuerda mi madre, lo que si recuerda que estaba cerca de la Capilla de Jesús, una Iglesia muy conocida en la Metrópoli, Jalisciense.

Las tres muchachas, quienes estudiaban en esa escuela, se organizaron para salirse de clases, o como se decía en aquellos años, “salirse de pinta”, des-afortunadamente, un monja las encontró antes de que se escabulleran,  y las mando a la dirección para recibir, un reporte y claro un castigo correspondiente.

Las muchachas rebeldes, tomaron a broma, el castigo que les estaban aplicando, y tratando de ser mas severa, la madre superior que tenia funciones como directora del plantel, quiso dejar un escarmiento, mandando las al sótano de la escuela.

Monja en el pasillo

Las adolescentes, lo tomaron como una aventura, y así las dejaron por unas cuantas horas, cuentan que de entre todos los pupitres que habían en una puerta, se escucharon voces, cosa que extraño a las muchachas y los cuales empezaron a quitar.

Al momento de abrir la puerta, se dieron cuenta que era un pasillo, largo con puertas a los lados y que al final del pasillo una monja que les daba la espalda, les señalo una puerta para que entraran.

Las alumnas, como todos a su edad, y con la curiosidad de una adolescente, pensaban que les estaban, queriendo asustar con una broma y abrieron la primer puerta, lo que vieron, les asusto mucho, hincada al final del cuarto oscuro se veía una muchacha que la tenían encadenada, de las dos manos,pero con llagas en la espalda, de latigazos.

Ellas salieron, asustadas a lo que la monja, les señalo otra puerta para que la abrieran y lo hicieron, ahí encontraron una chica con rictus de  dolor en su cara y con las piernas abiertas ensangrentadas y un pequeño feto muerto al lado de ella.

Salieron llorando, asustadas y reprochando a la monja que les señalaba  las puertas que tenían que abrir, haciendo caso abrieron la ultima, en donde había unos cuantos fetos amontonados y ya no quisieron saber mas, al salir de ahí  la monja al fin se dio la vuelta, solo para enseñarles la cara que hasta el momento, no se había dejado ver, era la cara de la muerte con los hábitos de una monja.

cara de monja muerta

En ese momento, salieron corriendo, para regresarse al sótano  para después hacer ruidos para que las dejaran salir de ahí, cuando al final, les abrieron salieron corriendo y de ahí en adelante, se supo de esta leyenda, la cual fue investigada hasta por las autoridades, y la puerta no era otra cosa que pasadizos que daban a la catedral de Guadalajara y que esos cuartos eran, de las monjas que les practicaban abortos a todas las señoritas de sociedad que daban un mal paso, y que sus padres al no querer ser tachados por la sociedad, las recluían en los convento para que les practicaran los abortos.

Se sabe que las tres amigas, que pasaron por este trauma, nunca regresaron a esa escuela que en tiempos anteriores había sido convento maldito.