Leyenda de la Yacumama

leyendas cortas yacumamaSe cuenta que entre la densa vegetación de un bosque, se encontraba un lago muy poco visitado por los que vivían en la cercanía y conservado en secreto, pues aunque parecía un lugar tranquilo, muchos le temían, decían que tenía “madre”, una que cuidaba el lugar celosamente, y cubrían con desgracia a aquel que se atreviera a pescar en sus aguas.
Continue reading

Cuentos de un alma perdida

relatos alma perdidaNo soy un tipo miedoso ni mucho menos, pero tengo que ser precavido, porque desde hace días me siento vigilado, oigo pasos detrás de mí, y cuando volteo para ver quien me sigue, solo alcanzo a notar su sombra escurriéndose por alguien rincón. Ha sucedido aun al encontrarme dentro de casa, a veces cuando finjo que duermo, escucho su respiración acercándose, pero al levantarme, solo puedo verlo tirarse por la ventana y cuando llego ahí, su silueta se dibuja entrando en la casa del vecino.
Continue reading

Cuento de terror del bosque de los susurros

relatos de terror bosque de los susurrosDesde que el pueblo fue fundado, lo aldeanos lanzaron una advertencia, sobre lo siniestro de la arboleda que les rodeaba. Le llamaron “El Bosque de los Susurros“, porque al mecerse el follaje con el viento, parecía pronunciar palabras de hombre, lo mismo hacían las hojas que se movían por el suelo, o los insectos que cantaban por las noches.

En todas sus palabras o frases, hacían siempre una invitación, para internarse en su espesura, y no salir de ahí jamás. Por tal razón se le enseñó a todos desde pequeños a no acercarse, ni mucho menos ver directamente hacia allá, pues solo Dios sabe qué clase de seres demoniacos habitaban en su negrura, que eran capaces de tomar forma de bellas mujeres, de niñas indefensas, de animales maravillosos, solo para atraer a un incauto hasta sus dominios y hacer de él, lo que quisieran.
Continue reading

Leyenda del quemado de la carretera

leyendas quemadoLa foto arriba corresponde a una imagen tomada por Gabriel Cruz Bacelis, director de Protección Civil del ayuntamiento de Izamal en 2005. Fue obtenida con una cámara digital mientras se realizaban las labores rutinarias de investigación en la volcadura de una automóvil sobre la carretera a Kantunil, en ella aparece la silueta fantasmal que a decir del testigo principal parecía levitar en el aire.
Continue reading

Leyenda del Dóctor Kanoche

Leyenda del Dóctor KanocheLa leyenda del doctor kanoche cuenta que en América Latina hay registros del uso de la momificación, y no nos referimos solamente a las antiguas momias de las culturas precolombinas andinas, sino de una leyenda, o mejor dicho, una historia bastante real más actual que se desarrolló a finales del siglo XIX en Venezuela.

Gottfried Knoche, médico de origen alemán que vivió en las cercanías de la ciudad de Caracas desde 1840 hasta su muerte en 1902 se ganó el respeto de la sociedad en general por su espíritu caritativo y el hecho de atender a todos los que estuviesen necesitados de asistencia médica sin importar si tenían medios para pagar por sus servicios o no.

La historia que luego se convertiría en leyenda de terror de este personaje es el desarrollo de una solución química que, inyectada en la vena Yugular de un cadáver fresco sin reclamar en la morgue de un hospital cercano para detener el proceso de descomposición y crear de este modo una momia perfecta, sin la necesidad de extraer ningún órgano ni fluido. Esta fascinación por detener el avance de la muerte produjo que la hacienda del doctor, Buena Vista, llegara a convertirse en un mausoleo tenebroso.

El secreto de momificación que poseía Kanoche le hizo muy famoso en su época, hasta un afamado periodista venezolano, Antonio Leocadio Guzmán, fue momificado según el método del doctor y su cuerpo permaneció su casa durante cuarenta años. El doctor de las momias aplicó el mismo tratamiento a los miembros de su familia, incluso dejó la dosis necesaria y las instrucciones para que su propio cuerpo fuese momificado al momento de su muerte. La leyenda dice que el secreto de la momificación se perdió con la muerte del propio doctor, quien junto con su familia y hasta sus perros descansó en un mausoleo cercano a la casa principal, hasta mediados del siglo XX.